27 de noviembre de 2021
Candidiasis e hipotiroidismo

Lo que debes saber sobre la candidiasis e hipotiroidismo

Cada día vemos nuevas investigaciones sobre los efectos de los organismos intestinales no saludables en la glándula tiroides, el cerebro, el sistema nervioso, el sistema inmunológico y el sistema vascular. ¿Sabías que la candidiasis puede contribuir al desarrollo de hipotiroidismo autoinmune o tiroiditis de Hashimoto?

La Candida ha sido reconocida durante mucho tiempo como un microorganismo que forma parte del microbioma humano. También se le ha identificado y reconocido como un patógeno que puede provocar enfermedades y tener repercusiones en el sistema inmunológico. Sin embargo, en el pasado, la comunidad médica sólo reconocía estos efectos en aquellos con estados de inmunodeficiencia, tales como el sida, la leucemia, o los que estaban sometidos a quimioterapia o radiación.

Actualmente, cada vez más profesionales de la medicina reconocen que la infección por candida no es solo un problema para personas con el sistema inmune comprometido. De hecho, la candidiasis puede ser un factor que contribuye a otras condiciones crónicas y autoinmunes, como la enfermedad de Hashimoto.

Relación entre candidiasis e hipotiroidismo

La candidiasis intestinal puede afectar la cantidad de nutrientes que nuestro cuerpo es capaz de absorber, comprometiendo nuestro sistema inmune. La deficiencia de ciertos nutrientes puede causar un desequilibrio en la glándula tiroides. Esto puede provocar tanto el inicio, como el desarrollo de la tiroiditis de Hashimoto, que finalmente lleva a hipotiroidismo.

El intestino permeable, una condición en la que el revestimiento del intestino delgado se daña, también puede ser ocasionado por candidiasis. De esta manera, las partículas de alimentos no digeridos, las toxinas y las bacterias se «filtran» a través de los intestinos hacia el torrente sanguíneo. Como resultado, puede aparecer la sensibilidad a los alimentos, la progresión de la enfermedad autoinmune, y otros problemas sistémicos.

Candidiasis en hipotiroidismo

Candidiasis puede ser una de las causas principales de tiroiditis de Hashimoto, y en algunos casos, puede ser un factor primario que conduce al hipotiroidismo autoinmune. Sin embargo, en otros casos, puede ser un factor de causa secundaria, lo que significa que hay otro desequilibrio que está impulsando tanto la candidiasis, como la enfermedad de la tiroides.

El cambio de una forma redonda, de levadura, a una forma alargada, de hifas (ramificación), permite a la Candida albicans debilitar y penetrar fácilmente la barrera intestinal, dando lugar a la condición del intestino permeable, que es un requisito previo para las condiciones autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto. Como tal, candidiasis puede causar o contribuir a la enfermedad de la tiroides.

Sorprendentemente, aproximadamente un 20 por ciento de la conversión de T4 en T3 activa tiene lugar en el tracto gastrointestinal. Cuando las bacterias del intestino están desequilibradas o hay un crecimiento excesivo de bacterias dañinas, este proceso puede verse interrumpido.

Cómo la candidiasis afecta el sistema inmune

La Candida y sus toxinas tienen un impacto significativo en el sistema inmune al desequilibrarlo.

Con una barrera intestinal debilitada, la levadura patógena es capaz de liberar sus diversos subproductos tóxicos. Cada toxina liberada por Candida albicans (u otras cepas) tendrá un efecto diferente en el cuerpo y en la glándula tiroides.

Una de estas toxinas es el acetaldehído, que aumenta la actividad de los radicales libres en el cuerpo. Los radicales libres son moléculas altamente inestables y reactivas que causan daños en el cuerpo y contribuyen a las enfermedades inflamatorias y cardiovasculares.

Otra toxina importante que libera la Candida es la gliotoxina, que puede afectar al sistema inmune. Esta toxina se libera en casos de infecciones intestinales y vaginales por Candida albicans.

El sistema inmune está formado por diferentes tipos de células que tienen funciones únicas. Un tipo es la célula T ayudante, de la que hay cuatro tipos: Th1, Th2, Th17 y Treg. Normalmente, existe un equilibrio de actividad entre ellos.

Sin embargo, la Candida es capaz de activar las células Th17 que liberan citoquinas proinflamatorias, como la IL-17. Debido a su mecanismo y sus efectos, las células Th17 pueden provocar autoinmunidad. Además de su relación con tiroiditis de Hashimoto, estas células también han sido implicadas en la enfermedad de Graves.

Otra forma en que la candidiasis rompe el equilibrio del sistema inmune es aumentando la cantidad de células Th2 en el cuerpo. Siempre que hay un desequilibrio con un tipo de célula que se activa en exceso, pueden aparecer problemas autoinmunes.

Candidiasis y tiroiditis de Hashimoto

La sobreactivación de las células Th1 se ha relacionado con tiroiditis de Hashimoto. Sin embargo, esta es una regla general y no se aplica a todo el mundo. En algunos casos, una activación excesiva de las células Th2 conduce a la enfermedad de Hashimoto.

Desde una perspectiva general, la candidiasis sobreactiva el sistema inmunológico y rompe el equilibrio a través de sus toxinas. Esto conduce a un sistema inmune hiperactivo que, con otros factores involucrados, comienza a atacar el cuerpo y la glándula tiroides.

Síntomas de candidiasis

El sobrecrecimiento de Candida puede dar lugar a una larga lista de síntomas crónicos. Estos son los síntomas más comunes que puedes experimentar:

  • Problemas crónicos de la piel, como eczema, urticaria, erupciones o psoriasis
  • Infecciones cutáneas y fúngicas, como el pie de atleta, los hongos en las uñas de los pies y la tiña
  • Infecciones vaginales frecuentes, infecciones vaginales por hongos, infecciones del tracto urinario, picores vaginales o rectales
  • Agotamiento, sensación de cansancio, fatiga crónica
  • Niebla cerebral, falta de concentración, mala memoria
  • Ansiedad, depresión, irritabilidad o cambios de humor
  • Problemas digestivos crónicos, como hinchazón, gases, estreñimiento o diarrea
  • Muguet oral (lengua blanca)
  • Desequilibrios hormonales
  • Fibromialgia o síntomas similares a la fibromialgia
  • Enfermedades autoinmunes, como tiroiditis de Hashimoto, psoriasis, lupus, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn o artritis reumatoide
  • Alergias estacionales graves o picor de oídos
  • Ansiedad por el azúcar, los hidratos de carbono refinados y la comida procesada

Comparte

Un pensamiento en “Lo que debes saber sobre la candidiasis e hipotiroidismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *