27 de noviembre de 2021
cansancio en hipotroidismo

Cómo aliviar el cansancio y la fatiga en hipotiroidismo

La fatiga o el cansancio severo es un síntoma casi universal del hipotiroidismo, una afección en la cual la glándula tiroides es poco activa. El cansancio en personas que padecen hipotiroidismo se produce como resultado de la disminución de la producción de hormona tiroidea. Un 95% de todos los casos de hipotiroidismo tiene su origen en sistema autoinmune, comúnmente conocido como tiroiditis crónica o enfermedad de Hashimoto.

Síntomas de la fatiga crónica en hipotiroidismo

Cuando tienes hipotiroidismo o la enfermedad de Hashimoto, el cansancio y la fatiga puede desarrollarse lentamente o aparecer repentinamente, dejándote apenas capaz de levantar la cabeza de la almohada por la mañana.

Es posible que sientas que no puedes pasar un día sin dormir una siesta, o incluso duermas más de lo normal y aun así te sientes completamente agotado. Puede que no tengas energía para hacer ejercicio y te resulte difícil levantarte por la mañana. ¿Tal vez incluso aparecieron los dolores musculares y articulares? ¿De pronto se le suma la falta de concentración y sensación de “niebla mental”?

Si te identificas con esta descripción, sigue leyendo y juntos descubriremos qué puede estar mal, ocasionándote ese cansancio extremo.

Cómo combatir la fatiga y el cansancio en hipotiroidismo

Si estás experimentando agotamiento o cansancio severo, lo cual se ve frecuentemente junto con otros síntomas de hipotiroidismo, el problema puede ser que tu condición de la tiroides no sea tratada de manera adecuada. Es muy importante conocer todos los “puntos débiles” que los pacientes hipotiroideos podemos tener.

Cuáles son los factores que pueden ocasionar el cansancio y la fatiga crónica en hipotiroidismo

Desafortunadamente, la fatiga crónica y el cansancio severo pueden ser indicios clave de afecciones tiroideas no diagnosticadas o insuficientemente tratadas. Sin embargo, para muchos pacientes hipotiroideos, la fatiga crónica y otros síntomas de la enfermedad persisten incluso si están en el tratamiento.

Cómo combatir el cansancio y la fatiga crónica en hipotiroidismo

Niveles óptimos de TSH

Sí, lo primero que debes hacer es averiguar si tu nivel de la hormona estimulante de la tiroides está dentro del rango de una persona sin enfermedad tiroidea. Actualmente se considera que el nivel óptimo de TSH es entre 0.4 a 4.5 mcIU/mL. Sin embargo, más del 95 % de personas sanas tienen TSH por debajo de 2.5 mcUI/ml.

Algunas alteraciones de la glándula tiroidea tienen su origen en una enfermedad autoinmune. En estos casos suele ser útil obtener los niveles de algunos anticuerpos, tales como los anti-tiroglobulinas, anti-peroxidasa tiroidea o anti-receptor de TSH.

A veces sucede que la persona tiene el valor de TSH por debajo de 2.5 mcUI/ml, T4 libre dentro del rango, pero los síntomas no mejoran. En este caso es importante evaluar niveles de la T3 libre y descartar la conversión inadecuada de la T4 en la T3 reversa.

Valores de otras dos hormonas que se deben considerar antes de realizar ajustes en el tratamiento son la T4 libre y la T3 libre, que deberían encontrarse hacia la mitad del rango de normalidad.

En este artículo puedes leer los consejos acerca de cómo tomar levotiroxina de manera correcta para mejorar su absorción.

Cansancio en hipotiroidismo puede er el signo de una inadecuada conversión hormonal

La hormona T3 libre juega un papel importante en el control del metabolismo y la energía. Puede suceder que la hormona T4, en vez de convertirse adecuadamente en la T3 libre, se esté convirtiendo en la T3 reversa. En este caso, aunque el perfil tiroideo se muestre “adecuado”, la persona seguirá con síntomas de hipotiroidismo, porque existe déficit de la hormona reguladora del metabolismo T3 y esta no puede realizar correctamente sus funciones.

Debido a factores como el estrés, deficiencias nutricionales, falta de absorción de los nutrientes, intolerancias alimenticias y enfermedades intestinales, es posible que tengamos cansancio extremo y sentirnos agotados, aun con niveles normales de T4.

Lee aquí sobre la importancia del magnesio en la funcion tiroidea y la conversión hormonal.

Niveles de cortisol

El cortisol es una hormona producida por las glándulas suprarrenales que están localizadas por encima de los riñones. El cortisol sirve para ayudar al organismo a controlar el estrés, reducir la inflamación, contribuir para un buen funcionamiento del sistema inmune, ayudar en el metabolismo de las proteínas, grasas y carbohidratos, y mantener los niveles de azúcar en la sangre constantes, así como la presión arterial.

Los niveles de cortisol en la sangre varían durante el día porque están relacionados con la actividad diaria y con los niveles de serotonina, la cual es responsable por la sensación de placer y bienestar. Generalmente, los niveles de cortisol basal en la sangre son mayores durante la mañana al despertar y disminuyen su concentración en sangre a lo largo del día. En el caso de las personas que trabajan por la noche, sus niveles de cortisol suelen invertirse.

Cuando el cortisol se ve afectado por diversas situaciones, puede originar signos o síntomas como aumento de peso o pérdida de masa muscular en los casos de cortisol alto y; en los casos de cortisol bajo, podría causar depresión y cansancio extremo.

Esta condición se conoce como la fatiga adrenal, y es una de las principales razones por las que nos sentimos agotados a pesar de tomar medicamentos para la tiroides.

Lee aquí sobre la fatiga adrenal y sus síntomas.

Anemia ferropénica

Las personas con hipotiroidismo y la enfermedad de Hashimoto suelen tener bajas reservas de hierro. Aunque el hemograma completo muestre todos los valores normales, es de vital importancia realizar el test de ferritina sérica, ácido fólico y vitamina B12. De esta manera se descarta cualquier tipo de anemia como el principal origen del cansancio y los demás síntomas persistentes.

Niveles óptimos de la Ferritina sérica

La ferritina sérica se almacena en el hígado y representa la reserva de hierro en nuestro cuerpo. Su deficiencia es una de las más comunes en personas con hipotiroidismo de Hashimoto. Entre los síntomas que produce la falta de ferritina destacan el cansancio, la fatiga, síndrome de piernas inquietas, caída de cabello, insomnio y palpitaciones. Existen estudios que sugieren tener la concentración de ferritina entre 90-110 ng/ml para una correcta función tiroidea.

Lee aquí todo acerca de la relación entre la ferritina y las enfermedades de tiroides.

Niveles óptimos de vitamina B12

Según los parámetros de laboratorios clínicos, los niveles normales de vitamina B12 se sitúan entre 175-900 pg/ml. Sin embargo, existen numerosos estudios que sugieren que niveles inferiores a 400 pg/ml se asocian al daño neuronal. Hoy en día, el nivel óptimo de vitamina B12 en la sangre se considera entre 500-800 pg/ml.

Deficiencia de Vitamina D

Estudios acerca de la vitamina D muestran una clara asociación de sus bajos niveles con las enfermedades autoinmunes. Esto se debe a que la deficiencia de la vitamina D lleva al aumento de anticuerpos antitiroideos y en consecuencia al empeoramiento de la enfermedad. Tener niveles de vitamina D en el rango entre 60-80 ng/dl, ayuda a proteger la glándula tiroidea, mejorar su función y aminorar los síntomas.

Entérate aquí acerca de cómo la deficiencia de vitamina D afecta principalmente a la tiroides.

Gluten y otras sensibilidades alimentarias

Las personas con hipotiroidismo y la enfermedad de Hashimoto suelen tener sensibilidad al gluten, lácteos, soya, huevo, granos y algunas nueces, aunque muchas veces no se percatan de ello. La ingesta de alimentos que producen sensibilidad puede aumentar los síntomas de hipotiroidismo. Lo primero que se suele recomendar a la persona con Hashimoto es eliminar el consumo de alimentos con gluten. Dependiendo de la cantidad de los anticuerpos en el organismo, cada vez más personas se suman a la dieta del protocolo autoinmune, AIP por sus siglas en inglés.

Visita este enlace para saber de qué se trata la dieta del protocolo autoinmune.

Azúcar y la resistencia a la insulina

Si tienes resistencia a la insulina, tu glándula tiroidea estará fatigada. Y si no la tienes, pero sabes que tienes problemas de tiroides, significa que tienes predisposición a desarrollarla, empeorando la condición de tu tiroides. Por otro lado, entra en el juego la síntesis de cortisol y el aumento de la producción de anticuerpos. Demasiado cortisol circulando por el cuerpo creará fatiga en tu glándula tiroides.

¿Cómo puedes mejorar esa fatiga tiroidea? Comiendo una dieta baja en índice glucémico, consumir proteínas y alimentos sin procesar, disminuyendo el consumo de azúcar añadida.

Problemas gastrointestinales

Infecciones intestinales cómo Helicobacter pylori, Blastocystis Homminis, Giardia, SIBO, entre otros pueden crear una condición llamada “intestino permeable”, impidiendo una correcta absorción de nutrientes. Una dieta adecuada, el uso de probióticos y enzimas digestivas como pepsina pueden ayudar a mejorar esta condición.

Te invito a leer este estudio sobre la conexión entre el parásito intestinal Blastocystis hominis y la enfermedad de Hashimoto.

Comparte

5 comentario en “Cómo aliviar el cansancio y la fatiga en hipotiroidismo

  1. Muy buen dia srs,gracias por tan buena información
    Tengo los síntomas mencionados y sobre todo un dolor en la parte baja de los pulmones que no es los riñones..estoy deprimida y cansada de todo no quiero ni bañarme y ne ahogo mucho con mi saliba o peor aveces no puedo ni pasarla.

  2. Sufro de hipotiroidismo y tengo muchos problemas para concentrarme y no retengo lo que leo. Me preocupa esta situación, puesto que me está afectando mucho. ¿Qué puedo hacer?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *