27 de noviembre de 2021
Miopatía hipotiroidea, Dolor muscular y articular en hipotiroidismo

Dolor muscular y articular en hipotiroidismo

El dolor muscular y articular es otro síntoma del hipotiroidismo y se conoce como miopatía hipotiroidea. Esto abarca un espectro amplio de síntomas que discurren de forma aislada o en combinación. La miopatía hipotiroidea incluye calambres, dolor, rigidez y debilidad muscular. Puede darse en todo el cuerpo, aunque más comúnmente en las piernas, los pies, los brazos, las manos y la espalda. Además, la miopatía hipotiroidea puede ir acompañada con el cansancio y la fatiga general.

La miopatía hipotiroidea también puede provocar el síndrome del túnel carpiano o el hombro congelado. Algunas personas con problemas de tiroides también pueden haber sido diagnosticados con fibromialgia, una enfermedad distinta que provoca dolor en todo el cuerpo o en puntos específicos. Sin embargo, lo que están experimentando en muchos casos es una miopatía hipotiroidea.

¿Cuál es la causa del dolor musculoesquelético en hipotiroidismo?

El dolor muscular y articular en hipotiroidismo suele ser causado por niveles de la hormona tiroidea por debajo de los óptimos, especialmente de T3 libre. Por lo que es prioritario optimizarlos. Asimismo, niveles bajos de magnesio, niveles bajos de vitamina D e incluso fatiga suprarrenal (disfunción del eje hipotálamo-hipófisis), son otras causas muy frecuentes del dolor del cuerpo en hipotiroidismo.

La retención de líquidos, otro síntoma de hipotiroidismo algo común, también puede causar dolor. Se observa con mayor frecuencia alrededor de los tobillos y los pies y empeora con la actividad física. Esto también suele solucionarse con niveles óptimos de la hormona tiroidea y vitaminas. Aquí tienes una lista de las vitaminas más recomendadas en hipotiroidismo.

Hipotiroidismo, dolor muscular y sensibilidad al gluten

La inflamación causada por el gluten también puede generar dolor articular y muscular en muchas personas con hipotiroidismo.

El dolor articular y la inflamación son (también) síntomas comunes de la sensibilidad al gluten. Además, existen muchas investigaciones que muestran vínculos entre el hipotiroidismo y la sensibilidad al gluten, algunas mencionadas en este artículo.

¿Como aliviar el dolor muscular y articular en hipotiroidismo?

Los niveles altos de T3 reversa o bajos de T3 libre, en particular, se deben comprobar en los análisis y resolver.

  • Asegurarse de que todos los niveles de las hormonas tiroideas sean óptimos.
  • Complementar el tratamiento con suplemento de magnesio.
  • Analizar niveles de la vitamina D, tomando en cuenta el rango óptimo en hipotiroidismo es de suma importancia. La deficiencia de la vitamina D puede causar rigidez y dolor en las articulaciones, por lo que es fundamental asegurarse de que sus niveles son óptimos.
  • Analizar los niveles de hierro, la ferritina y la B12, ya que cualquiera que sea bajo puede causar tanto fatiga, como la debilidad muscular.
  • Descartar problemas suprarrenales.

Tratamiento de la miopatía hipotiroidea a corto plazo

Otros tratamientos a corto plazo para la miopatía hipotiroidea pueden incluir masajes en las zonas afectadas, lo que aumenta el flujo sanguíneo y alivia los dolores y molestias. Un baño caliente / remojo de pies ayuda a relajar los músculos, más aún si se utilizan sales de Epsom, que es un truco popular para relajar y aliviar los músculos cansados y doloridos.

El spray de magnesio o un suplemento de cúrcuma también es bastante conocido. Asimismo, la acupuntura también puede aliviar el dolor muscular en hipotiroidismo.

En lo posible, evita utilizar medicamentos para el dolor y los corticoides. Este tipo de tratamientos sobrecarga tus glándulas suprarrenales y puede generar o gravar la fatiga suprarrenal. Además, no favorecerá a tu sistema digestivo.

Si abordaste todas las posibles causas del dolor de cuerpo en hipotiroidismo, y aun así no lograste mejorar, visita un reumatólogo para que te haga una evaluación más profunda. Los reumatólogos son expertos en problemas articulares y musculares, y tratan la artritis, algunas enfermedades autoinmunes, diversos trastornos de dolor musculoesquelético, la fibromialgia y la tendinitis.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *