27 de noviembre de 2021
Hipotiroidismo y fertilidad

Embarazo y fertilidad en hipotiroidismo y tiroiditis Hashimoto

Las hormonas tiroideas impactan en todas las células del cuerpo y son necesarias para prácticamente todas las funciones corporales, incluyendo la salud reproductiva. El equilibrio correcto de las hormonas tiroideas y un sistema inmunológico sano determinarán el éxito de un embarazo. Este artículo te ayudará a comprender cómo el hipotiroidismo o la tiroiditis autoinmune Hashimoto pueden afectar el embarazo y la fertilidad.

Función de la glándula tiroides en el embarazo y fertilidad

El hipotiroidismo está asociado con el aumento de la producción de la hormona liberadora de tirotropina – TRH. Esta hormona estimula a la glándula pituitaria a secretar hormona estimulante del tiroides – TSH y prolactina – PRL. La hiperprolactinemia afecta el potencial de fertilidad al afectar la pulsatilidad de la hormona liberadora de Gonadotropina – GnRH y, por lo tanto, la función ovárica. Es común que los ginecólogos revisen los niveles de TSH y PRL en cada mujer con problemas de fertilidad, sin importar su ritmo menstrual. Incluso los cambios menores en la función tiroidea pueden afectar el ciclo de ovulación.

Además, la glándula tiroides ayuda a regular los niveles de progesterona, necesaria para mantener el embarazo en las primeras etapas. El hipotiroidismo puede causar irregularidades menstruales que pueden llevar a ciclos inconsistentes o ciclos anovulatorios (ciclos en los que no se ovula).

La prevalencia de hipotiroidismo en mujeres en la edad reproductiva es del 2-4% y ha demostrado ser la causa frecuente de la infertilidad y el aborto recurrente.

En caso de los hombres, una tiroides poco activa puede reducir la motilidad de los espermatozoides o causar su morfología anormal, o reducir la testosterona y otras hormonas sexuales.

Hipotiroidismo y la fertilidad

Las hormonas tiroideas son importantes en todas las fases del crecimiento del óvulo, la maduración del esperma y la supervivencia del óvulo fertilizado. La hormona T3 ayuda a engrosar el revestimiento del útero (endometrio), que es un requisito previo para la implantación de un óvulo fertilizado. La T3 ayuda al óvulo fertilizado a desplazarse por las trompas de Falopio hacia el útero, donde se implantará.

Una tiroides poco activa altera el metabolismo de la hormona estrógeno, y conduce al aumento de los niveles de testosterona, hormona estimulante de folículos y hormona luteinizante. Esto cambia los patrones de ovulación en las mujeres y puede resultar en ciclos menstruales irregulares.

Para descartar cualquier problema de tiroides que pueda interferir con la fertilidad, es recomendable realizar este perfil tiroideo completo.

Cómo el hipotiroidismo autoinmune afecta a la fertilidad

Ser diagnosticado con tiroiditis de Hashimoto y tener altos niveles de anticuerpos TPO y TG duplica el riesgo de problemas de fertilidad. Según la observación de múltiples estudios, altos niveles de anticuerpos podrían causar problemas tanto para concebir, como para conservar el embarazo en todas sus etapas.

Para aumentar las posibilidades de un embarazo saludable, es importante saber si tu hipootiroidismo se debe a la tiroiditis de Hashimoto, antes de intentar quedar embarazada.

– De comprobarse la presencia de los anticuerpos antitiroideos TPO y/o TG que indican Hashimoto, se recomienda comenzar con una alimentación orientada en la disminución de la inflamación y reducción de los anticuerpos.

– Tomar una dosis apropiada de medicación y mantener la TSH por debajo de 2.5mIU/L.

– Mantener un óptimo nivel de la vitamina D (entre 50-70 ng/mL)

– Tomar suficiente selenio: hasta 200 mcg por día durante al menos 2 meses

Embarazo y el hipotiroidismo no tratado

El hipotiroidismo no diagnosticado y/o no tratado puede ser la causa de infertilidad. La disfunción tiroidea puede afectar a la fertilidad de varias maneras. Los problemas principales son los ciclos anovulatorios, defectos en la fase lútea, altos niveles de prolactina (PRL) y desequilibrios en las hormonas sexuales. Por lo tanto, la función tiroidea normal es necesaria para la fertilidad y un embarazo saludable desde los primeros días de la concepción.

La evaluación de la tiroides debe hacerse a cualquier mujer que desee quedar embarazada si tiene antecedentes familiares de problemas de tiroides, ciclo menstrual irregular, o no puede concebir después de un año de relaciones sin protección.

Evaluación completa de la tiroides

La evaluación completa de la tiroides debe incluir T3, T4, hormona estimulante de la tiroides (TSH) y pruebas de autoinmunidad de la tiroides como los anticuerpos de peroxidasa de la tiroides (TPO), anticuerpos de tiroglobina/antitiroglobina e inmunoglobulina estimulante de la tiroides (TSI).

La presencia de estos anticuerpos duplica el riesgo de abortos recurrentes incluso en mujeres con una función de la tiroides normal (hipotiroidismo subclínico). Es por eso que las pruebas de los anticuerpos de la tiroides deben ser incluidas en el estudio básico de fertilidad.

Hipotiroidismo subclínico y el embarazo

El hipotiroidismo puede detectarse fácilmente evaluando los niveles de TSH en la sangre. Un ligero aumento en los niveles de TSH con T3 y T4 normales indica hipotiroidismo subclínico. Mientras que los niveles altos de TSH acompañados de niveles bajos de T3 y/o T4 indican hipotiroidismo clínico.

El hipotiroidismo subclínico puede causar anovulación

Es extremadamente importante diagnosticar y tratar el hipotiroidismo subclínico para concebir y mantener el embarazo, a menos que haya otros factores de riesgo independientes.

Muchas mujeres con hipotiroidismo suelen tener hiperprolactinemia asociada al aumento de la producción de la hormona liberadora de tirotropina (TRH) en la disfunción ovulatoria. En presencia de prolactina elevada, el tratamiento debe administrarse primero para corregir el hipotiroidismo, antes de evaluar otras causas de PRL elevada. La medición de TSH y PRL se hace rutinariamente como parte del estudio de infertilidad.

Hipotiroidismo, hiperprolactinemia e infertilidad

Un estudio realizado a 394 mujeres con problemas de fertilidad demostró que la medición de la TSH y la PRL debe hacerse en las primeras etapas de la sospecha de infertilidad. El tratamiento de hipotiroidismo durante 3 meses a 1 año puede ser muy beneficioso para mujeres con problemas para concebir.

De 394 mujeres infértiles, el 23,9% tenían hipotiroidismo diagnosticado, con la TSH > 4,2 μIU/ml. Después del tratamiento con levotiroxina, el 76,6% de las mujeres lograron concebir en un plazo de entre 6 semanas y 1 año. Las mujeres infértiles con hipotiroidismo e hiperprolactinemia también respondieron al tratamiento y sus niveles de PRL volvieron a la normalidad. Puedes acceder a los datos del estudio en este enlace.

¿Puedo quedar embarazada si tengo hipotiroidismo?

La respuesta es sí, pero es importante que sepas que la hormona tiroidea es necesaria para la ovulación. Si tienes hipotiroidismo o tiroiditis de Hashimoto, puede que no estés ovulando (incluso si tienes el ciclo menstrual normal). Una vez que se aborda la función tiroidea y se optimiza el valor de T3 y T4 libres, el problema puede resolverse.

Hipotiroidismo y el embarazo saludable

Es importante entender que el embarazo supone un aumento de la demanda de la función tiroidea. Desde el comienzo de la gestación, necesitas ser capaz de producir hormona tiroidea para ti y para el bebé. Por eso, una vez que llegan a concebir, las mujeres que ya están tomando medicamentos para la tiroides generalmente deben aumentar su dosis.

Aunque los problemas de tiroides no siempre son la causa de la infertilidad, es sin duda un factor que contribuye, especialmente entre muchas mujeres. Las hormonas tiroideas tienen efectos profundos en la reproducción y el embarazo. La disfunción tiroidea está implicada en un amplio espectro de desórdenes reproductivos, que van desde las irregularidades menstruales, hasta la infertilidad.

Comparte

2 comentario en “Embarazo y fertilidad en hipotiroidismo y tiroiditis Hashimoto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *