18 de mayo de 2024
Hipotiroidismo Hashimoto vitaminas minerales

Qué vitaminas no pueden faltar en Hipotiroidismo y tiroiditis Hashimoto

Es esencial adoptar una dieta equilibrada para garantizar la ingesta adecuada de vitaminas y minerales necesarios para mantener una óptima salud. La carencia de ciertos nutrientes puede afectar negativamente el funcionamiento de la tiroides. No obstante, si padeces alguna enfermedad tiroidea como hipotiroidismo o tiroiditis de Hashimoto, es importante tener en cuenta que tu cuerpo puede tener dificultades para procesar algunos alimentos, lo que podría resultar en la falta de ciertas vitaminas y minerales, empeorando tu condición. Mitigar los síntomas de Hashimoto y el hipotiroidismo implica prestar atención a ciertas vitaminas y minerales clave que desempeñan un papel fundamental en la salud de la tiroides.

Qué vitaminas son necesarias para hipotiroidismo o tiroiditis de Hashimoto

El Dr. Ridha Arem, en su libro «La solución tiroidea», explica que las personas con problemas de tiroides deben asegurarse de obtener suficientes vitaminas, ya sea comiendo muchos alimentos que contienen estas vitaminas, o mediante suplementos.

Actualmente, muchas personas llevan vidas muy ocupadas y no tienen tiempo para comer apropiadamente. Muchos jóvenes dejan de comer para perder peso sin darse cuenta de que esto puede causar problemas en su tiroides. Incluso al esforzarse por mantener una dieta balanceada, la cocción de alimentos a menudo resulta en la pérdida de nutrientes esenciales, lo que resalta la importancia de considerar suplementos para mantener la salud tiroidea.

La falta de proteínas en una dieta vegetariana o vegana también puede causar problemas para la glándula tiroides. Una cosa que los médicos no suelen hacer ahora, a menos que vayas a un terapeuta alternativo, es revisarte por deficiencias de vitaminas y minerales, y para las personas con hipotiroidismo o enfermedad de Hashimoto es crucial.

Qué vitaminas y minerales te pueden faltar si tienes hipotiroidismo o tiroiditis de Hashimoto

Hormonas tiroideas y absorción de hierro

La presencia de hierro adecuado es crucial para el funcionamiento correcto de las enzimas implicadas en la conversión de la T4 (hormona tiroidea inactiva) a la T3 (hormona tiroidea activa). La deficiencia de hierro podría afectar la eficiencia de esta conversión, repercutiendo en los niveles de hormonas tiroideas. Es fundamental comprender cómo la disponibilidad de hierro influye en el proceso de conversión hormonal para abordar de manera efectiva los desequilibrios tiroideos.

Uno de los primeros estudios que deberías realizarte es el perfil completo de hierro. Aunque los análisis de glóbulos rojos, hemoglobina, hematocrito y niveles de hierro pueden mostrar resultados normales, aún es posible tener bajos niveles de hierro. En tal caso, el cuerpo podría extraer hierro de procesos menos críticos, como el crecimiento del cabello, para mantener un suministro adecuado en la sangre.

Ferritina en hipotiroidismo

La ferritina, el nombre dado a la proteína de reserva de hierro en el cuerpo, se requiere también para el transporte de la hormona tiroidea activa T3 a los núcleos celulares. El nivel de ferritina sérica es el mejor indicador de la cantidad de hierro que tienes almacenado en tu cuerpo, y que está disponible para su uso. La ferritina es un análisis que deben hacer todas las mujeres con Hashimoto, y en general cualquiera que experimente pérdida de cabello.

Los niveles normales de ferritina para las mujeres están entre 20 y 200 ng/mL. Sin embargo, según algunos expertos, se necesitan niveles de al menos 70 ng/ml para el crecimiento del cabello. El nivel óptimo de ferritina para la función tiroidea se considera entre 90 y 110 ng/ml.

Aquí puedes leer sobre los niveles óptimos de ferritina, si tienes hipotiroidismo o enfermedad de Hashimoto, también conocida como tiroiditis crónica o autoinmune.

Si padeces hipotiroidismo o tiroiditis de Hashimoto, es posible que descubrir deficiencias en otras vitaminas, especialmente la vitamina D y vitamina B12, así como algunos minerales.

Si buscas un complejo vitamínico para hipotiroidismo, asegúrate de que tenga estos elementos:

Vitamina A

La vitamina A desempeña un papel en la regulación de las funciones tiroideas y en la producción de hormonas tiroideas. Contribuye a la síntesis de proteínas que son cruciales para la formación y liberación adecuada de las hormonas tiroideas T3 y T4. Asimismo, nuestro organismo necesita la vitamina A para convertir T4 en la hormona tiroidea activa T3.

Se recomienda obtener vitamina A a través de una dieta equilibrada y, si es necesario, a través de suplementos bajo la supervisión de un profesional de la salud.

Fuentes de Vitamina A:

La vitamina A se encuentra en dos formas: retinol (preformada, en productos de origen animal) y carotenoides (provitamina A, en productos de origen vegetal). Algunas fuentes incluyen:

  • Retinol: Hígado, pescado, lácteos y huevos.
  • Carotenoides: Zanahorias, batatas, espinacas, brócoli y mangos.

El caroteno es un precursor de la vitamina A. La glándula tiroides poco activa (hipotiroidismo) no puede convertir eficientemente el caroteno en vitamina A utilizable, así que por muchas zanahorias, etc. que comas, no te ayudará. La vitamina A también debe ir acompañada de proteínas para que esté disponible para el cuerpo, por lo que si estás en una dieta baja en proteínas, puedes tener una deficiencia de esta vitamina.

Complejo de vitamina B

Todas las vitaminas B son vitales para el buen funcionamiento de la tiroides, pero todas tienen un papel diferente:

B1 (Tiamina)

La tiamina participa en la producción de trifosfato de adenosina (ATP), la principal fuente de energía celular. Si bien la tiamina no se ha vinculado directamente con trastornos tiroideos, su papel destaca en el metabolismo y la energía celular. Por otro lado, la tiamina es fundamental para el metabolismo de los carbohidratos. En casos de deficiencia de tiamina, pueden surgir problemas de salud que podrían afectar indirectamente la función tiroidea. Se ha descubierto que las personas con Hashimoto y enfermedad de Crohn suelen tener deficiencia de tiamina.

Una razón por la cual las personas con Hashimoto pueden tener deficiencia de tiamina es que a menudo no tienen suficiente acidez estomacal para absorber eficazmente los nutrientes de los alimentos. Los investigadores también sospechan que en enfermedades autoinmunes puede existir un desequilibrio en ciertas enzimas, reduciendo la capacidad del cuerpo para procesar la tiamina a nivel celular.

Fuentes de Tiamina:

  • Fuentes de Origen Animal: Carne de cerdo, pescado y vísceras.
  • Fuentes de Origen Vegetal: Legumbres, nueces, granos enteros y levadura.

B2 (Riboflavina)

La riboflavina es un componente esencial de varias enzimas implicadas en procesos metabólicos, incluidos aquellos relacionados con la tiroides. Estas enzimas son esenciales para la síntesis y regulación de hormonas tiroideas. La riboflavina es una vitamina soluble en agua que el cuerpo utiliza para metabolizar grasas, proteínas y carbohidratos en glucosa para obtener energía. Existe evidencia de una dependencia circular entre la tiroides y la conversión enzimática de la riboflavina. Asimismo, esta vitamina puede ayudar a reducir las citoquinas proinflamatorias y el estrés oxidativo que agravan las condiciones autoinmunes.

Fuentes de Vitamina B2 (riboflavina):

  • Alimentos de Origen Animal: Leche, huevos, carne y pescado.
  • Fuentes de Origen Vegetal: Vegetales de hojas verdes, legumbres, nueces y granos integrales.

B3 (Niacina)

La niacina (B3) es necesaria para mantener todas las células del cuerpo (incluyendo las glándulas endocrinas) en funcionamiento eficiente. La vitamina B3 ayuda a nuestro cuerpo a obtener energía a partir de los alimentos que consumimos. Nuestra tiroides también utiliza la niacina para producir hormonas tiroideas.

B6 (Piridoxina)

La vitamina B6 participa en el metabolismo de aminoácidos, que son los bloques de construcción de las proteínas. Esto es esencial para la síntesis de proteínas, incluidas las hormonas tiroideas. Contribuye a la regulación hormonal y juega un papel en el funcionamiento del sistema inmunológico, que es crucial para la gestión de enfermedades autoinmunes como Hashimoto. Además, la piridoxina participa en la síntesis de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina, que están relacionados con el bienestar emocional.

Fuentes de Vitamina B6:

  • Alimentos de Origen Animal: Pollo, pescado, carne de res.
  • Vegetales de Hojas Verdes: Espinacas, brócoli.
  • Frutas: Plátanos, aguacates.
  • Frutos Secos y Semillas: Nueces, semillas de girasol.
  • Productos de Grano Entero: Avena, arroz integral.

Vitamina B12 para hipotiroidismo

Personas con hipotiroidismo o sin la glándula tiroides no pueden absorber la vitamina B12. Una grave carencia de B12 puede causar enfermedades mentales, varios trastornos neurológicos, neuralgia, neuritis y bursitis.

Algunos médicos consideran que el «rango normal» que proponen los laboratorios de la vitamina B12 es demasiado bajo y que el rango normal real debería ser al menos de 500 – 1.300pg/ml (en lugar de 200 – 1.100). La B12 es una de las vitaminas muy importantes para hipotiroidismo, pero recuerda que no es absorbida de la misma manera en todas sus formulaciones. Lee más acerca de la vitamina B12 y cuál es la más adecuada para personas con hipotiroidismo.

La vitamina C

La vitamina C es conocida por su papel en el fortalecimiento del sistema inmunológico, ayudando en la respuesta a infecciones y apoyando la función inmune general. Actúa como antioxidante, ayudando a neutralizar los radicales libres y reducir el estrés oxidativo en el cuerpo. Contribuye a la formación de colágeno, esencial para la salud de los tejidos conectivos y la piel.

La vitamina D3 para hipotiroidismo

La vitamina D3 es conocida por su papel en la modulación del sistema inmunológico. Se ha sugerido que la deficiencia de vitamina D podría estar relacionada con trastornos autoinmunes, como Hashimoto y Graves. Se recomienda tomar la vitamina D junto con magnesio. De hecho, en estudios anteriores se demostró que el magnesio desempeña un papel importante en la optimización de los niveles de vitamina D3.

La Sociedad Endocrina de los EE. UU. sugiere que se necesitan entre 1500 y 2000 UI/día de vitamina D3 para que los adultos mayores de 50 años mantengan la 25 (OH) D en el rango óptimo.

Vale la pena aclarar, que la concentración mayor a 80 ng/mL (200 nmol/L) es el límite superior. La intoxicación de vitamina D3 ocurre cuando hay una concentración mayor a 125 ng/mL (312 nmol/L). En este caso, hay que evaluar la presencia de hipercalcemia. Además, existe el riesgo de calcificaciones arteriales o daño renal.

Vitamina D3nmol/Lng/mL
Rango óptimo100–15040–60
Rango normal75–9930–39
Insuficiencia50–7420–29
Deficiencia<50<20
Rango óptimo de la vitamina D3 en el suero

Hierro

Existe una estrecha relación entre la ferritina y las enfermedades autoinmunes. Tener bajos niveles de hierro puede afectar a tu sistema inmunológico, y como consecuencia, a tu glándula tiroides.

Magnesio

El magnesio es necesario para la conversión de T4 en T3, por lo que este mineral debe ser suplementado. Algunas personas pueden perder magnesio a gran velocidad al orinar. También parece que una dieta alta en alimentos refinados y cafeína fomentará la pérdida de magnesio.

Selenio

Selenio es un componente crucial de la enzima que convierte la T4 en T3 en el cuerpo. Sin selenio, la T3 no puede ser producida en las cantidades correctas, y los órganos funcionarán como si tu tiroides fuera poco activa, aunque los niveles de los análisis de TSH de sangre sean normales.

Zinc

Las investigaciones han demostrado que tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo dan lugar a una deficiencia de zinc. También juega un papel en el funcionamiento del sistema inmunológico. Se han encontrado bajos niveles de zinc en personas con enfermedades autoinmunes. 

Recuerda que es recomendable consultar con un profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en la alimentación o comenzar la suplementación.

Comparte

2 comentarios en «Qué vitaminas no pueden faltar en Hipotiroidismo y tiroiditis Hashimoto»

  1. Me encantó la definición tan exacta que has hecho sobre el hipotiroidismo . eso me ayuda a evaluar mi situación.solo que en estos momentos no tengo como saber en qué situación real me encuentro con respecto a mis niveles de vitaminas y minerales pues aquí en mi país carecen de reactivos y otras cosas para poder realizar un estudio eficiente y o confiable.de todos modos, gracias por tu respuesta.vere que puedo hacer para ayudarme un poco.de verás muchas gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *