27 de noviembre de 2021
Fatiga adrenal hipotiroidismo

Hipotiroidismo y la fatiga adrenal: ¿realidad o mito?

¿Te sientes cansado y agotado todo el tiempo, aunque duermas mucho? ¿Tienes antojos de comida salada? Tu hipotiroidismo está controlado pero la energía que tenías antes, no vuelve? Los profesionales en medicina natural o medicina funcional podrían sugerir que tienes fatiga adrenal, aunque la mayoría de los médicos tradicionales afirman que esta condición no es real. ¿Existe un vínculo entre la baja producción de la tiroides y la fatiga adrenal?

Qué es la fatiga adrenal y cuáles son sus síntomas

El término «fatiga adrenal» o suprarrenal fue acuñado en 1998 por James Wilson, PhD, un naturópata y experto en medicina alternativa. Lo describe como un «grupo de signos y síntomas relacionados (un síndrome) que aparece cuando las glándulas suprarrenales funcionan por debajo del nivel necesario». Dice que suele estar asociado con un estrés intenso y a menudo sigue a infecciones crónicas como la bronquitis, la gripe o la neumonía.

Dr. Wilson dice que las personas que padecen la fatiga adrenal pueden no tener ningún signo físico de enfermedad pero aún así pueden sentirse cansadas y tener una fatiga que no mejora con el sueño. También se les antojan bocadillos salados.

Según el Dr. David Borenstein, médico de medicina integral de la ciudad de Nueva York, cuando tienes fatiga adrenal, te sientes agotado. Tienes poca energía, pero no puedes dormir. Debes depender de estimulantes como la cafeína para pasar el día, y es posible que también tengas dolores de cabeza y te encuentres con antojos de sal y azúcar.

Síntomas de la fatiga adrenal

Sintomas de hipotiroidismo y la fatiga adrenal

La tiroides es la glándula responsable de producir hormonas que mantienen el funcionamiento óptimo del cuerpo. Cuando la glándula tiroidea no funciona bien, puedes sentirte cansado, olvidadizo y deprimido – similar a los síntomas suprarrenales. Otros signos de hipotiroidismo incluyen la sensación de frío, piel seca y estreñimiento.

Debido a que algunos de los síntomas del hipotiroidismo son similares a la fatiga adrenal, las dos condiciones pueden confundirse, dice Borenstein. Además, las personas con hipotiroidismo suelen tener glándulas suprarrenales débiles. Las dos glándulas trabajan juntas para suministrar las hormonas esenciales y llevarlas a donde deben estar en todo el cuerpo. Cuando las glándulas suprarrenales no producen suficiente cortisol y el paciente tiene un problema de tiroides, la situación puede empeorar mucho más, dice Borenstein.

La fatiga adrenal y el cortisol

El sistema inmunológico de tu cuerpo se acelera cuando estás bajo estrés. Las glándulas suprarrenales, que son pequeños órganos situados encima de los riñones, responden al estrés liberando hormonas como el cortisol y la adrenalina. Estas hormonas son parte de tu respuesta de «lucha o huida». Aumentan la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

De acuerdo con la teoría, si tienes un estrés a largo plazo (como la muerte de un familiar o una enfermedad grave), tus glándulas suprarrenales se queman por la producción prolongada de cortisol, dando lugar a la fatiga adrenal. Los análisis de sangre no pueden detectar esa pequeña caída en la producción suprarrenal.

Los tratamientos sugeridos para una función suprarrenal saludable son una dieta baja en azúcar, eliminar cafeína y alimentos procesados, y tomar suplementos específicos de vitaminas y minerales:

Vitaminas B5, B6 y B12
La vitamina C y Magnesio

La Sociedad Endocrina, la mayor organización mundial de endocrinólogos, afirma rotundamente que la fatiga suprarrenal no es una enfermedad real. Y dice que los síntomas de la fatiga adrenal son tan generales que pueden aplicarse a muchas enfermedades o condiciones (depresión, apnea del sueño, fibromialgia, hipotiroidismo, o muchas otras condiciones) o derivarse de la vida cotidiana. Sin embargo, sugiere que mejorar la dieta probablemente te hará sentir mejor.

¿Pero qué pasa si tengo síntomas de fatiga adrenal?

Si tienes cansancio, niebla mental, falta de motivación, entre otros síntomas, primero debes hacerte una evaluación completa con un médico. La anemia, la apnea del sueño, las enfermedades autoinmunes, las infecciones, otros trastornos hormonales, las enfermedades mentales, los problemas cardíacos y pulmonares, y las enfermedades renales y hepáticas son sólo algunas de las muchas condiciones médicas que podrían causar síntomas similares.

Si el análisis de tu profesional médico resulta normal y crees que podrías tener fatiga adrenal, considera una pregunta fundamental: ¿Por qué se drenarían tus glándulas suprarrenales? Observa mejor qué tipos de estrés podrían estar afectándote. Para muchos, el ritmo frenético de la vida moderna es el culpable: alimentación inadecuada, falta de sueño, poca actividad física y un largo etcetera.

La falta de una explicación biológica puede ser decepcionante. Para empeorar las cosas, no es inusual que los médicos digan «no hay nada malo en ti» o «todo esto está en tu cabeza». La abrumadora cantidad de información en Internet que recomienda muchos tipos de tratamientos causa aún más estrés.

La teoría de la fatiga adrenal puede encajar como un guante para explicar tus síntomas, que son muy reales. Pero antes de comprar protocolos caros por Internet para tratar algo que ni siquiera estamos seguros de que exista, reexamina tu estilo de vida. Y esto es muy real para los que tenemos problemas de tiroides, sea hipotiroidismo o hipertiroidismo; nuestro desajuste hormonal y sensibilidades a ciertos alimentos nos pasan la factura.

Sin embargo, el camino para sentirse mejor puede estar más cerca de lo que crees. Los que vivimos con hipotiroidismo o la enfermedad de Hashimoto, sabemos lo real que la fatiga adrenal puede ser. Sobre todo, los que lo habíamos comprobado en nosotros mismos, al cambiar nuestros hábitos alimenticios.

La fatiga adrenal e hipotiroidismo

Según la Sociedad Endocrina, la fatiga suprarrenal es un mito promovido por los libros de salud y los sitios web de medicina alternativa. «No hay hechos científicos que sustenten la teoría de que el estrés mental, emocional o físico a largo plazo drena las glándulas suprarrenales y causa muchos síntomas comunes», dice la sociedad en el sitio web de la Red de Salud Hormonal.

Sin embargo, si tomas hormonas sintéticas para el hipotiroidismo y aún así experimentas los síntomas, es importante determinar la causa.

No hay ninguna prueba de la existencia de la fatiga adrenal, según la Sociedad de Endocrinología. Sin embargo, si su médico tradicional cree que su hormona tiroidea sintética debería estar haciéndole sentir mejor y no es así, tal vez no estaría demás acudir a la medicina funcional.

Si Dr. Borenstein sospecha de fatiga adrenal, su primera recomendación es practicar técnicas de relajación como la meditación y la respiración profunda. También recomienda reducir el jarabe de maíz que contiene alta cantidad de fructosa, el gluten y los estimulantes (como la cafeína) y dormir bien.

Niveles óptimos de cortisol

Los niveles de cortisol en la sangre suelen variar durante el día, pues están relacionados con la actividad diaria y con los niveles de serotonina, responsable por la sensación de placer y bienestar. Generalmente, los niveles de cortisol en la sagre son mayores durante la mañana al despertar y disminuyen su concentración finalizando el día. En el caso de las personas que trabajan por la noche los niveles de cortisol suelen invertirse.

El cortisol puede verse alterado por diversas situaciones, pudiendo originar signos o síntomas como aumento de peso o pérdida de masa muscular, en los casos de cortisol alto. Y en los casos de cortisol bajo podría causar depresión y cansancio.

Los valores normales de cortisol en una muestra de sangre tomada a las 8 de la mañana son entre 5-25 mcg/dL.

¿Qué es la insuficiencia suprarrenal?

A diferencia de la fatiga suprarrenal, existe otra condición que sí es una enfermedad reconocida y puede ser diagnosticada, llamada insuficiencia suprarrenal. Hay dos formas de esta condición, y ambas son causadas por el daño o los problemas de las glándulas suprarrenales que resultan en una insuficiente producción de la hormona cortisol.

Los síntomas de ambas formas incluyen fatiga crónica, pérdida de apetito, debilidad muscular, pérdida de peso y dolor de estómago. También pueden presentarse náuseas, vómitos, presión arterial baja, diarrea, depresión o oscurecimiento de la piel.

La insuficiencia suprarrenal se diagnostica con un análisis de sangre que comprueba si los niveles de cortisol en tu organismo son demasiado bajos. De comprobarse la condición únicamente, el médico prescribirá un reemplazo hormonal.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *