27 de noviembre de 2021
magnesio hipotiroidismo enfermedad de ashimoto

Déficit de magnesio en hipotiroidismo y la enfermedad de Hashimoto

Los oligoelementos, como el yodo y el selenio, están estrechamente relacionados con hipotiroidismo, la tiroiditis autoinmune de Hashimoto y la función tiroidea. Bajo nivel de magnesio sérico se asocia con varias enfermedades crónicas. Sin embargo, la asociación de magnesio con hipotiroidismo, enfermedad de Hashimoto y la función tiroidea aún no están del todo claras.

El déficit de magnesio no es común en las personas sanas. Sin embargo, el bajo consumo continuo en dietas restrictivas, o las pérdidas excesivas de magnesio debido a ciertas condiciones de salud, consumo frecuente de alcohol, y/o el uso de ciertos medicamentos pueden conducir a una deficiencia de magnesio.

El magnesio es el cuarto mineral esencial más abundante en el cuerpo humano después del sodio, el potasio y el calcio. Es un importante cofactor de más de 300 enzimas que regulan diversos procesos bioquímicos. Entre ellos está la síntesis de ADN/ARN, la síntesis de proteínas, la fosforilación oxidativa y la glicólisis.

El magnesio se absorbe principalmente a través de la dieta. Los alimentos con alto contenido de magnesio incluyen nueces, semillas, granos enteros y verduras de hoja.

Estudios epidemiológicos de la deficiencia de magnesio

Según datos del National Health and Nutrition Examination (2001-2010) de los Estados Unidos, la ingesta de magnesio de sólo el 18,8% de los participantes varones y el 24,8% de las participantes femeninas cumplió con la asignación dietética recomendada.

La Encuesta sobre Nutrición y Salud en Taiwán (NAHSIT) también mostró que la ingesta diaria de magnesio en el 75% de los participantes varones y el 81% de las participantes mujeres era inferior a las ingestas dietéticas de referencia. Se estima que la prevalencia del bajo nivel de magnesio sérico en la población es del 2,5 al 15%.

Magnesio como precursor de un sistema inmunológico saludable

La ingesta insuficiente de magnesio y el bajo nivel sérico de magnesio se asocian a diversas enfermedades crónicas. Entre ellas la resistencia a la insulina y la diabetes mellitus de tipo 2, el síndrome metabólico, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, los accidentes cerebrovasculares, la migraña. Se le suma el trastorno por déficit de atención (TDAH) , la enfermedad de Alzheimer y el asma.

El magnesio está estrechamente relacionado con el sistema inmunológico. Los experimentos in vitro han demostrado que los iones de magnesio libres intracelulares son un segundo mensajero importante en la activación inmunológica de los linfocitos T16 y B17. Los canales de magnesio y las proteínas de transporte desempeñan un papel importante en la función inmunológica normal.

Además, el magnesio también se asocia con el estrés oxidativo celular y las reacciones inflamatorias. La homeostasis de los iones de magnesio en las mitocondrias es importante para el metabolismo de la energía celular y para la capacidad de responder al estrés oxidativo.

Magnesio en la síntesis de glutatión

Glutatión es una proteína que nuestro organismo sintetiza de manera natural. La función principal de glutatión es proteger cada una de nuestras las células, tejidos y órganos de nuestro cuerpo.

La síntesis de glutatión, que es un importante antioxidante celular, es una reacción dependiente del ATP (trifosfato de adenosina), críticamente dependiente del magnesio. En los estudios se ha comprobado que la ingesta de magnesio estaba inversamente asociada con los niveles de la proteína C reactiva, la interleucina-6 y otros factores inflamatorios. Y que la suplementación con citrato de magnesio puede reducir la regulación de los genes relacionados con las vías metabólicas y de inflamación.

Bajo nivel de magnesio en hipotiroidismo, la tiroiditis autoinmune Hashimoto y la función tiroidea

La tiroiditis autoinmune, también conocida con el nombre de Hashimoto, es un trastorno endocrino muy común. Su origen se halla en diversos factores ambientales y basado en la susceptibilidad genética. Tiroiditis de Hashimoto es la causa número uno de hipotiroidismo.

Hay una serie de oligoelementos relacionados con la patogénesis de la tiroiditis autoinmune, entre los que el más importante es el yodo, seguido del hierro, el selenio y otros.

En un estudio sobre pacientes con enfermedad de Graves (otra enfermedad de tiroides autoinmune) se comprobó que estos presentaban una concentración de magnesio sérico inferior a la de los participantes de control normales. Asimismo, la concentración de magnesio sérico estaba correlacionada negativamente con la activación de los linfocitos.

En un estudio austríaco se determinó que el bajo nivel de magnesio sérico estaba asociado con una función tiroidea anormal, que mejoraba después del tratamiento suplementario con magnesio.

Para aclarar aún más la relación entre los bajos niveles de magnesio sérico y su rol en el hipotiroidismo y la tiroiditis autoinmune Hashimoto, se realizó un estudio transversal entre los residentes permanentes de Tianjin. Puedes acceder a los datos completos del estudio en este enlace.

Los primeros estudios sobre el magnesio y la función tiroidea revelaron que los niveles séricos de magnesio en los pacientes con hipertiroidismo disminuyen, mientras que los de los pacientes con hipotiroidismo aumentan. Este cambio podría estar relacionado con el hecho de que las hormonas tiroideas provocan un aumento de la excreción de magnesio en la orina.

El estudio mostró que los niveles séricos de magnesio deben evaluarse en pacientes con hipotiroidismo y tiroiditis autoinmune de Hashimoto, para mejorar su función tiroidea

En estudios posteriores se han obtenido resultados contrastantes; en el modelo animal y en estudios clínicos se determinó que el hipotiroidismo estaba asociado con la disminución de los niveles séricos de magnesio. El papel de las hormonas tiroideas en la tasa de excreción urinaria de magnesio se relacionaba principalmente con su efecto en el grado de concentración urinaria.

Además, un estudio anterior demostró que la inhibición de la fosforilación oxidativa mitocondrial puede dar lugar a una menor absorción de yodo por las células tiroideas, ya que esa absorción se logra mediante un cotransportador de yoduro de sodio que requiere un suministro de energía mitocondrial.

El magnesio, como cofactor enzimático, desempeña una función decisiva en la fosforilación oxidativa mitocondrial y la síntesis de ATP. Su deficiencia puede afectar esas funciones y provocar una disminución de la captación de yodo por parte de las células tiroideas.

El aumento de la ingesta de magnesio o de los suplementos de magnesio puede ser beneficioso para los pacientes con un nivel de magnesio en sangre muy bajo y a los que se ha diagnosticado estos trastornos.

Ingesta diaria de magnesio recomendada

Niños 1-3 años: 80 mg; 4-8 años: 130 mg; 9-13 años: 240 mg
Adolescentes de 14 a 18 años: niños 410 mg / niñas 360 mg
Adultos 19-30 años: hombres 400 mg / mujeres 310 mg
Adultos mayores de 31 años: hombres 420 mg / mujeres 320 mg

Alimentos con alta concentración de magnesio

  • Semillas de girasol: 420 mg de magnesio en 100 gr
  • Almendras: 270 mg por en 100 gr
  • Espinacas cocidas: 157 mg por taza
  • Avena: 177 mg de magnesio en 100 gr
  • Legumbres: el garbanzo y la lenteja aportan 120-140 mg de magnesio por cada 100 gr
  • Nueces y pistachos: 120 mg por cada 100 gramos
  • Quinoa: 118 mg por taza
  • Chocolate negro: con al menos un 70% de cacao contiene unos 100 mg de magnesio por cada 100 gr
  • Pan integral: 90 mg de magnesio en 100 gr
  • Higos secos: 80 gramos de magnesio en 100 gr
  • Avocado: 58 mg por fruta de tamaño mediano
  • Pescado azul: 30 mg de magnesio en 100 gr
  • Plátano: 27 mg en pieza mediana

Si no sabes qué tipo de magnesio es bueno para ti, en este enlace encontrarás la información acerca de las diferentes formas de magnesio y cuál es mejor para ti:

Diferentes formas y usos de magnesio para la salud

Si te gustó este artículo, deja un comentario y comparte con los que crees que deberían leerlo.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *