27 de noviembre de 2021
selenio y su importancia para la tiroides y enfermedades autoinmunes

El selenio y su importancia para la tiroides y enfermedades autoinmunes

Selenio es un mineral que se encuentra naturalmente en el suelo y en ciertos alimentos. Aunque nuestro cuerpo no lo produce, el selenio juega un papel importante en nuestra tiroides, especialmente cuando se trata de la enfermedad de Hashimoto, también conocida como tiroiditis crónica.

El selenio se encuentra en alimentos como el pollo, los huevos, los riñones, el hígado, el atún, los mariscos y las nueces de Brasil (castañas). Nuestro intestino delgado lo absorbe de los alimentos y es transportado al hígado antes de ser eliminado a través de la orina y las heces.

¿Por qué necesitamos selenio?

Las investigaciones han demostrado que es un antioxidante y, si bien se cree que demasiado selenio puede ser tóxico, desempeña un papel importante en el mantenimiento de nuestra salud.

Su propiedad principal es reducir la inflamación en las enfermedades autoinmunes. También fortalece el sistema inmunológico, aumenta el flujo sanguíneo y reduce los riesgos de enfermedades cardíacas.

El selenio desempeña un papel crucial en el mantenimiento de la homeostasis metabólica, sistema inmune endocrina y celular, debido a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

Para las enfermedades de tiroides el selenio es componente principal de la enzima que ayuda a la tiroides a convertir T4 en T3

Esta enzima también es responsable de deshacerse del peróxido de hidrógeno, un subproducto de la producción de la hormona tiroidea. Cuando el selenio está bajo, una acumulación de peróxido de hidrógeno puede llegar a destruir las células tiroideas con el tiempo.

Hasta el año 2000, los investigadores creían que la deficiencia de selenio contribuía a las afecciones de la tiroides sólo cuando los niveles de yodo también eran bajos. Sin embargo, un estudio publicado en la revista Biological Trace Element Research de ese mismo año, presentó un caso de hipotiroidismo causado totalmente por la falta de selenio.

En otro estudio se observó una disminución de los niveles de selenio en pacientes con la enfermedad de Hashimoto, lo cual podría provocar o empeorar la inflamación de la tiroides. Según el estudio, la ingesta de selenio parece ayudar a controlar las complicaciones de las afecciones autoinmunes e incluso a mejorar los síntomas, tal vez debido a sus efectos antiinflamatorios.

¿Qué causa una deficiencia de selenio?

La deficiencia de selenio suele deberse a tres factores de conexión: la dieta, la ubicación geográfica y la composición del suelo. En América del Norte, por ejemplo, el suelo es rico en selenio, lo que significa que los cultivos también tienen niveles más altos de este elemento. Por eso los investigadores creen que la mayoría de los norteamericanos obtienen suficiente selenio a través de su dieta.

En su estudio «La importancia del selenio para la salud humana«, Margaret Raymond descubrió que lo contrario estaba ocurriendo en el Reino Unido, donde el consumo de selenio en la dieta había disminuido en un 50% en dos décadas. Esto se correlacionaba con una reducción de las importaciones de trigo norteamericano rico en selenio a favor del trigo europeo.

Los estudios sobre valores de selenio en países de Europa y Latinoamérica mostraron niveles más altos en adultos y niños latinoamericanos que en europeos, pero los datos latinoamericanos se basan en pocas muestras. En América Latina aún se requieren más estudios para generar correctos valores de referencia.

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de selenio?

Se sabe que la deficiencia de selenio causa problemas en muchos sistemas del cuerpo, incluyendo el sistema cardiovascular, el sistema inmunológico y el sistema endocrino. Por lo tanto, muchos de los síntomas son los mismos que los de una tiroides poco activa:

  • pérdida de cabello o cambios en el cabello y las uñas
  • fatiga
  • niebla cerebral, dificultad de concentración o problemas de memoria
  • debilidad y dolor muscular
  • un sistema inmunológico debilitado, como la susceptibilidad a los resfriados
  • infertilidad masculina

Pruebas para detectar una deficiencia de selenio

Las personas que corren el riesgo son las que viven en regiones en las que el suelo o los cultivos son bajos en selenio. También las personas que se someten a diálisis renal y las personas que viven con el VIH.

Comprobar los niveles de selenio puede ser difícil. Sin embargo, se puede solicitar un análisis de sangre que mide la cantidad de selenio en el suero/plasma de la sangre.

Tratamiento y pronóstico

Cuando se trata una deficiencia de selenio, se recomienda una ingesta de 60 mcg al día para mujeres y 75 mcg para hombres (19-64 años). Sin embargo, los profesionales de la salud a menudo prefieren utilizar dosis más altas para asegurar un nivel óptimo de selenio.

La suplementación con selenio es bastante útil para tratar problemas de tiroides, sobre todo en casos de tiroiditis crónica o enfermedad de Hashimoto. Sin embargo, no es recomendable ingerir más de 200 microgramos (mcg) por día.

Dato interesante: Una sola nuez de Brasil, por ejemplo, proporciona unos 80 mcg de selenio

El exceso de selenio puede producir la pérdida de cabello o la alopecia, náuseas, cambios en las deposiciones y problemas del sistema nervioso.

Las investigaciones han demostrado que complementar el selenio puede tener un efecto positivo en los niveles de colesterol y triglicéridos. Sin embargo, no está demás consultar con tu médico de cabecera o con un nutricionista, en caso de la sospecha de una deficiencia de selenio.

Comparte

Un pensamiento en “El selenio y su importancia para la tiroides y enfermedades autoinmunes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *