27 de noviembre de 2021
Inflamación en Hashimoto

Signos y síntomas de la inflamación en tiroiditis de Hashimoto

Tiroiditis de Hashimoto es una enfermedad autoinmune, y esto significa que es un problema del sistema inmunológico. Como nuestro sistema inmune controla y regula el sistema inflamatorio, deberíamos considerar Hashimoto como una enfermedad inflamatoria. Puedes usar los signos y síntomas de inflamación en tu cuerpo como una forma de determinar si estás tratando tu enfermedad de Hashimoto correctamente.

¿Cómo saber si tienes hipotiroidismo autoinmune o tiroiditis de Hashimoto?

Los signos y síntomas que pueden indicar la inflamación en tiroiditis Hashimoto

La inflamación es algo que debes tener en cuenta si tienes tiroiditis de Hashimoto. De hecho, deberías ser consciente de estos signos y síntomas sin importar si tienes alguna enfermedad de tiroides o no, porque la inflamación nunca es buena. Muchos creen que la inflamación es la raíz de la mayoría de las enfermedades crónicas. Esto incluye enfermedades autoinmunes, obesidad, enfermedades cardíacas, etc. Por eso, el control de la inflamación debe ser una prioridad para todos los pacientes de tiroides. 

Síntomas de inflamación en los pacientes de Hashimoto 

1. Niveles fluctuantes de las hormonas tiroideas 

Uno de los síntomas más común de la inflamación en Hashimoto es la fluctuación de los niveles de hormona tiroidea. La inflamación está asociada con una tendencia descendente y ascendente en la función de la tiroides. 

Usualmente, los pacientes de Hashimoto experimentan síntomas de hipotiroidismo o tiroides poco activa. Es por eso que a menudo se refiere a Hashimoto como hipotiroidismo de Hashimoto. Pero, ¿sabías que también puedes experimentar cuadros de hipertiroidismo?  

La inflamación puede dañar la tiroides y producir demasiada hormona tiroidea, lo que lleva a síntomas de hipertiroidismo. El daño agudo tiende a causar este problema mientras que la inflamación crónica a largo plazo causará una baja función tiroidea.  

Una de las razones por las que los pacientes de Hashimoto luchan por identificar cómo se sienten es porque este proceso puede subir y bajar como una montaña rusa. Una semana puedes sentir hipertiroidismo y la siguiente puedes sentir hipotiroidismo, lo que puede parecer confuso. Pero si entiendes el proceso inflamatorio, no tiene por qué ser así.  

El objetivo es, obviamente, disminuir esta inflamación para estabilizar tu función tiroidea.  

2. Sentir cansancio extremo o agotamiento 

¿Sientes falta de energía? ¿Experimentas dificultad para salir de la cama y hacer tus actividades diarias? ¿O simplemente sientes falta de impulso o motivación para hacer las cosas que sabes que tienes que hacer? 

Estos suelen ser los síntomas de inflamación en los pacientes de Hashimoto.  

Tanto la tiroides poco activa, como la inflamación, pueden causar fatiga, pero la fatiga o la falta energía en los estados inflamatorios tiende a ser menos pronunciada en comparación con los estados de tiroides baja.  

La inflamación sólo causa que te sientas agotado y cansado. La fatiga en los estados bajos de la tiroides tiende a ser mucho más pronunciada y mucho peor. Pero ambos estados pueden contribuir a tu nivel de energía general. 

3. Dolor muscular y rigidez en las articulaciones

¿Te despiertas por la mañana con dolores musculares? ¿Te duelen las articulaciones durante el día? ¿Sientes tu espalda está rígida y no tan flexible como antes? 

Si has contestado que sí a cualquiera de estas preguntas, entonces puedes estar experimentando los efectos de la inflamación. 

Este es uno de los síntomas más comunes de inflamación en Hashimoto

Algunas personas experimentan dolor en las articulaciones o dolor en la parte alta o baja de la espalda. Cuanta más inflamación tengas, más difícil será levantarte y moverte. 

4. Alergias o reacciones a los alimentos 

La inflamación hace que todo el cuerpo sea más sensible, y estas sensibilidades se extienden a tu tracto intestinal y a tu intestino.  

¿Qué sucede cuando la inflamación llega al intestino? 

Comienza a reaccionar a los alimentos que toleraba sin problemas en el pasado. Si alguna vez te has hecho un test de alergias alimentarias, probablemente entiendas mejor esta situación. 

Si te hicieran una prueba de alergia alimentaria con retraso de la IgG cuando la inflamación se extiende por todo el cuerpo, verás que reaccionas a casi todos los alimentos. Verías las reacciones a las patatas dulces, pollo, carne, brócoli y similares.  

¿Realmente eres «alérgico» a estos alimentos?  Lo más seguro es que no, pero tu intestino se vuelve increíblemente sensible a estos alimentos porque está inflamado.  

Así que otro de los síntomas más frecuentes de inflamación en Hashimoto es una nueva alergia o reacción a los alimentos que antes podías consumir. Estas sensibilidades probablemente desaparecerán una vez que se calme la inflamación. 

5. Erupciones cutáneas u otros problemas de la piel (acné, dermatitis, eczema, etc.) 

La piel es el órgano más grande, y tiene muchas funciones. Además de mantener el agua y los nutrientes en tu cuerpo, actúa como una barrera contra los cuerpos extraños, protegiéndote de las infecciones. También es un excelente indicador del estado de tus órganos internos.  

No puedes ver fácilmente tus otros órganos como el hígado o la tiroides, al menos no sin una imagen radiológica especial. Pero tu piel es el primer órgano que visibiliza los problemas en el interior de tu cuerpo.  

En estado inflamatorio, tu piel puede empezar a desarrollar varias condiciones que pueden ser vistas con tus ojos. Condiciones como dermatitis, erupciones, acné y eczema deben ser vistas como señales de que tu piel te está comunicando que algo anda mal.  

Podrías pensar que los problemas de tu piel son el resultado de algo que irrita tu cuerpo desde el exterior, pero en realidad es exactamente lo contrario.  

Cuando tu cuerpo está inflamado, tu piel se vuelve más sensible a los estímulos que de otra manera no habrían causado ningún problema. Y estos estímulos pueden manifestarse como los síntomas mencionados anteriormente.  

Si tienes algún sarpullido inexplicable, bultos, decoloraciones extrañas o algo parecido, puede ser una señal de que tu cuerpo este inflamado. Esto se complica aún más por el hecho de que la tiroides también regula la piel de varias maneras.  El acné, la pérdida de cabello, la piel seca y los problemas de las uñas también pueden ser una señal de que la tiroides no está funcionando correctamente.  

6. Síntomas de otras enfermedades autoinmunes 

Si tienes Hashimoto, entonces ya tienes una enfermedad autoinmune. ¿Pero sabías que si tienes una enfermedad autoinmune tienes un riesgo mucho mayor de desarrollar una segunda? Este riesgo probablemente proviene de la inflamación y la disfunción inmunológica.  

Lo que causó tu primera enfermedad autoinmune (en este caso, la de Hashimoto), puede causar una segunda enfermedad autoinmune. El único problema es que no siempre es obvio cuál es. A veces los síntomas son obvios, fáciles de identificar, y llevan a un rápido diagnóstico. Muchos pacientes con Hashimoto pueden desarrollar la enfermedad celíaca, o vitíligo. Ambas son enfermedades autoinmunes, pero se presentan con diferentes síntomas.  

¿Pero qué pasa si en lugar de tener dolores de estómago o cambios en la pigmentación de la piel, sólo tienes una sensación general de fatiga, dolor en las articulaciones o problemas neurológicos? 

Algunas enfermedades autoinmunes más frecuentes

¿Podría tratarse de artritis reumatoide, lupus, esclerosis múltiple, o algo intermedio? Como verás, no siempre es fácil diagnosticar una segunda o tercera enfermedad autoinmune, lo que puede llevar a síntomas prolongados e innecesarios.  

Lee aquí sobre la conexión entre el hipotiroidismo, el dolor crónico y la fibromialgia

La clave aquí es tratar el problema subyacente, para evitar que se desarrollen más enfermedades autoinmunes. Debes ser consciente de que tienes un mayor riesgo de desarrollar otras enfermedades autoinmunes si tienes Hashimoto y esto debería ser una gran razón para reducir la inflamación. 

¿Qué causa la inflamación en Hashimoto?  

Saber que tienes una inflamación en tu cuerpo es sólo una parte de la solución. La otra parte incluye descubrir la causa de esa inflamación y controlarla.  

Con eso en mente, ya hemos visto los síntomas y ahora veamos algunas fuentes de la inflamación en la enfermedad de Hashimoto. Si puedes identificar estas fuentes, entonces estarás en una buena posición para tratar tu tiroides.  

Por qué se produce la inflamación y cómo reducirla

Alimentación  

La dieta juega probablemente el papel más importante en la regulación de la inflamación en todo el cuerpo. Los alimentos pueden ayudar a reducir la inflamación, o de lo contrario causarla.  

El gluten, los productos lácteos, las grasas inflamatorias y los alimentos procesados tienden a causar inflamación de la glándula tiroides, pero hay muchos otros alimentos que también pueden hacerlo.  

Deficiencias de nutrientes

Hay varios nutrientes de vital importancia que tu tiroides necesita para funcionar. El zinc, el selenio y el yodo entran en esta categoría. Una deficiencia en cualquiera de estos nutrientes es suficiente no sólo para causar problemas de tiroides, sino que también pueden desencadenar la inflamación y dar origen a la tiroiditis de Hashimoto.  

Inflamación en el intestino  

La inflamación en el intestino conduce a todo tipo de problemas e incluso puede ser la causa principal de la enfermedad de Hashimoto en ciertas personas. El intestino protege el interior de tu cuerpo de toxinas y bacterias. El daño, en forma de inflamación, debilita la barrera de tu intestino y disminuye su capacidad de protección.  

Baja función tiroidea  

La baja función tiroidea en sí misma puede exacerbar la tiroiditis de Hashimoto. Por eso algunas personas ven una mejora dramática en sus anticuerpos y niveles de inflamación cuando empiezan a tomar medicamentos para la tiroides. El correcto proceso de la conversion de las hormonas es indispensable para la función tiroidea.

No dormir lo suficiente 

La falta de sueño es un conocido desencadenante de la inflamación. De hecho, los estudios muestran que con sólo reducir el sueño de 1 a 2 horas cada noche, se incrementan las hormonas inflamatorias, ¡se reducen las hormonas tiroideas y se disminuyen las hormonas sexuales! ¡No sacrifiques tu sueño por ninguna razón si tienes tiroiditis de Hashimoto!  

Demasiado estrés  

El estrés es a menudo uno de los principales desencadenantes de Hashimoto en muchas personas. El estrés por cosas como el mal equilibrio entre trabajo y hogar, la pérdida de un ser querido, el divorcio, y ser cuidador durante varios años, son algunos de los desencadenantes más comunes. Pero también puede ser causado por un trauma físico. ¿Por qué? Porque todos ellos causan estrés.  

Lee aquí acerca de los efectos del estrés sobre la glándula tiroides.

Químicos y toxinas  

¡La exposición a los químicos y toxinas de la vida diaria puede provocar inflamación y daño en la tiroides! Las sustancias químicas que se encuentran en los alimentos, los conservantes, los productos químicos de limpieza, y hasta algunos ingredientes en productos de maquillaje pueden causar inflamación y dañar la tiroides.  

Comparte

7 comentario en “Signos y síntomas de la inflamación en tiroiditis de Hashimoto

  1. Hola !!
    Les cuento que a mi me diagnosticaron Hashimoto hace mucho…hoy por hoy estoy bajo control médico, pero de la alimentación nunca me dijeron nada…me gustaría saber cuáles son los alimentos que contienen selenio, zinc y todo…gracias..

    1. A mi me hicieron la tireidectomia hace 1 mes y ayer le pregunté al endocrino si seguía teniendo tiroiditis de hashimoto y me dijo que no que ahora solo tenía hipotiroidismo quirúrgico.

  2. Hola, impecable información! Ningún médico medicina convencional te explica nada, yo tuve hipo,a los años se me pasó a hiper, hasta que uno de 3 endocrinologo que vi me mandó TPO y dio que tenía hashimoto, todos esos síntomas tengo y son horrible malestares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *