27 de noviembre de 2021
Vitamina D y la enfermedad de Hashimoto

Vitamina D en la enfermedad de Hashimoto y Graves

Pruebas recientes han demostrado una asociación entre el bajo nivel de vitamina D y las enfermedades autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto y la enfermedad de Graves.

La vitamina D interviene en muchos procesos en el cuerpo, y sirve principalmente para evitar problemas de densidad en los huesos. Ciertamente, su deficiencia puede causar fragilidad de huesos y debilidad muscular. Además, existe una importante relación entre la vitamina D y enfermedades autoinmunes, entre ellas el hipotiroidismo y la enfermedad de Hashimoto y Graves.

Las enfermedades autoinmunes de la glándula tiroides como la tiroiditis de Hashimoto y la enfermedad de Graves, son los trastornos autoinmunes específicos de los órganos más comunes. Son enfermedades poligénicas; resultan de una combinación de predisposición genética (genes específicos de la tiroides y genes inmunomoduladores) y de desencadenantes ambientales (yodo, selenio, drogas, radiación, tabaquismo, infecciones, estrés, etc.). Se caracterizan por la infiltración linfocítica en la glándula tiroides y la producción de autoanticuerpos específicos de la tiroides.

Deficiencia de vitamina D y las enfermedades de tiroides

¿Cómo la deficiencia de vitamina D afecta principalmente a la tiroides? Bajos niveles de vitamina D se han asociado con 3 áreas muy importantes:

  • El desarrollo de la tiroiditis de Hashimoto. Hasta el 90% de todos los casos de hipotiroidismo pueden ser causados por la tiroiditis de Hashimoto o la tiroiditis autoinmune
  • El desarrollo de la enfermedad de Graves (una enfermedad autoinmune que causa hipertiroidismo)
  • Cáncer de tiroides (los niveles bajos de vitamina D pueden promover el desarrollo del cáncer de tiroides)

Esto no significa que la deficiencia de vitamina D sea siempre la CAUSA de estos estados de enfermedad. Sin embargo, existen pruebas contundentes que indican que la deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de desarrollar estas enfermedades.

¿Por qué la vitamina D juega un papel tan importante en la autoinmunidad?

Los estudios han demostrado que la vitamina D ayuda a fortalecer el sistema inmunológico innato, inhibiendo el sistema inmunológico adaptativo.

A medida que los niveles de vitamina D disminuyen, su cuerpo puede pasar a un estado dominante de TH2 que promueve la autoinmunidad, ya que su cuerpo tiene dificultades para diferenciarse de los invasores extraños.

Este cambio lleva al desarrollo de anticuerpos autoinmunes como los anticuerpos de la Tiroglobulina, los anticuerpos de la peroxidasa de la tiroides y el TSI.

Asimismo, se ha demostrado, que el grado de deficiencia de vitamina D se correlaciona con la cantidad total de anticuerpos encontrados en el organismo. Cuanto menor sea la concentración de la vitamina D, mayor será la cantidad de anticuerpos (y por lo tanto mayor autodestrucción) que tienden a estar en el suero o en el flujo sanguíneo.

Estudio sobre la vitamina D y enfermedades de tiroides

Uno de los estudios que examinó la conexión entre la vitamina D y la enfermedad de Hashimoto, se titula «¿Se relaciona la vitamina D con la patogénesis y el tratamiento de la tiroiditis de Hashimoto?».

El objetivo de este estudio fue investigar el estado de la vitamina D midiendo sus niveles séricos en pacientes eutiroideos con tiroiditis de Hashimoto que vivían en la soleada isla de Creta (Grecia). La idea fue evaluar si la suplementación de vitamina D3 es beneficiosa para el tratamiento de pacientes con deficiencia de vitamina D.

Los hallazgos de este estudio clínico sugieren que la deficiencia de vitamina D puede estar relacionada con la patogénesis de la tiroiditis de Hashimoto y que su suplementación podría contribuir al tratamiento de los pacientes.

Te invito a leer el artículo sobre los síntomas que produce la deficiencia de vitamina D. Si te gustó esta información, ¡compártela!

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *