27 de noviembre de 2021
La diferencia entre hipotiroidismo y tiroiditis de Hashimoto

Cuál es la diferencia entre hipotiroidismo y la enfermedad de Hashimoto?

La tiroiditis de Hashimoto es una enfermedad autoinmune que afecta a gran parte de la población a nivel mundial. Es posible que nunca hayas oído hablar de ella, o pienses que no es más que otro término para referirse al hipotiroidismo (que significa tiroides hipoactiva). Existe una diferenia entre el hipotiroidismo y tiroiditis de Hashimoto. En realidad, la enfermedad de Hashimoto es la causa más frecuente de hipotiroidismo (¡más del 90% de los casos de hipotiroidismo se deben a la tiroiditis autoinmune!). Para saber si tienes la enfermedad de Hashimoto, se tiene que realizar análisis de anticuerpos antitiroideos como la tiroglobulina (Tg) y antiperoxidasa (TPO).

La enfermedad de Hashimoto fue descubierta por un cirujano japonés, Hakaru Hashimoto, en 1912, cuando tenía 31 años. Sin embargo, la denominó «struma lymphomatosa» en un artículo publicado en una revista alemana. No se prestó mucha atención a sus hallazgos hasta mediados de la década de 1930. Un cirujano estadounidense de Cleveland (Ohio) empezó a hacerse eco de las teorías de Hashimoto sobre la enfermedad. Luego, a finales de 1939, un destacado cirujano de tiroides británico acuñó el término «enfermedad de Hashimoto» y lo utilizó en una reseña sobre la enfermedad. Desgraciadamente, el Dr. Hashimoto murió en 1934 de fiebre tifoidea, sin saber sobre la influencia de su descubrimiento.

1. ¿Qué es la enfermedad de Hashimoto?

La tiroiditis de Hashimoto es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmune ataca por error a la glándula tiroides. Para entender la autoinmunidad, hay que comprender que no es una condición en blanco y negro; se describe más como un espectro. En condiciones autoinmunes como la de Hashimoto, muchas veces los anticuerpos aparecen unos 8-10 años antes de los síntomas y el diagnóstico. En el momento en que se presentan los síntomas, ya se han producido cambios sutiles durante casi una década. De esta manera, si estás experimentando síntomas, lo más probable es que hayas pasado años cultivando un entorno que hizo que tu cuerpo produjera los anticuerpos.

2. La enfermedad de Hashimoto a veces también puede causar hipertiroidismo

De acuerdo, sabemos que hipotiroidismo significa que la tiroides es poco activa, mientras que hipertiroidismo significa que es hiperactiva. En el caso de la enfermedad de Hashimoto, el sistema inmunitario, por razones desconocidas, ha decidido atacar la glándula tiroides. El sistema inmunitario envía anticuerpos que bloquean el suministro de la hormona tiroidea. En respuesta, el cuerpo le dice a la tiroides que produzca más, enviando la hormona estimulante de la tiroides. Sin embargo, en las primeras fases de la enfermedad de Hashimoto, estos mensajes contradictorios pueden hacer que los niveles de la hormona aumenten en lugar de disminuir, lo que provoca síntomas como taquicardia, pérdida de peso y nerviosismo. Esta fase inicial de hipertiroidismo se denomina Hashitoxicosis, y puede durar de 1 a 2 meses.

3. La enfermedad de Hashimoto hace que la tiroides crezca y se reduzca

El primer síntoma de la enfermedad de Hashimoto para muchas personas es un agrandamiento de la glándula tiroides, llamado bocio. Se hace cada vez más grande a medida que persiste el ataque a la tiroides por parte del sistema inmune. Usualmente no duele, pero puedes sentir presión o tener problemas para tragar. Con el tiempo, esta agresión autoinmune destruye el tejido tiroideo y reduce la producción de hormonas tiroideas, lo que conduce al hipotiroidismo. En última instancia, la enfermedad de Hashimoto hace que la tiroides deje de ser funcional y se atrofie.

4. El hipotiroidismo causado por Hashimoto también necesita tratamiento

Una vez con hipotiroidismo, cuanto más tiempo pases sin la hormona tiroidea, te sentirás peor, ya que la tiroides regula todos los sistemas de tu cuerpo. Si no se trata de manera adecuada, el hipotiroidismo puede causar colesterol alto, diabetes, infertilidad y muchos otros problemas. La hipoactividad severa de la tiroides -llamada mixedema- puede, en raras ocasiones, provocar insuficiencia cardíaca, convulsiones, coma mixedematoso y la muerte. Por eso es importante buscar tratamiento para los síntomas del hipotiroidismo, como la fatiga, el aumento de peso, la sensibilidad al frío, la lentitud del ritmo cardíaco, la dificultad para concentrarse, el dolor articular o muscular y los problemas menstruales.

5. Cuidado con el exceso de yodo

La principal hormona secretada por la glándula tiroides es la tiroxina, también conocida como T4, porque contiene cuatro átomos de yodo. Sería lógico pensar que tu tiroides no la está produciendo porque hay una deficiencia de yodo y necesitas un suplemento, ¿verdad? No, en realidad, normalmente obtenemos todo el yodo que necesitamos de nuestra alimentación diaria.

Además, la enfermedad de Hashimoto te hace demasiado sensible al yodo, por lo que consumirlo en exceso puede empeorar drásticamente a salud de tu glándula tiroides.

Un poco más acerca de yodo en Hashimoto

Según Izabella Wentz, los indicadores de una deficiencia de yodo podrían ser: alimentación vegana, dieta baja en mariscos, senos fibroquísticos (aunque esto último podría ser causado por la deficiencia de magnesio), tener una baja T3 reversa, o experimentar una reacción negativa al selenio (lo cual no es común).

Entonces, ¿qué cantidad de yodo se considera “segura” para personas con tiroiditis de Hashimoto? Según los estudios realizados sobre este tema, una ingesta diaria de yodo entre 150 – 200 mcg se considera absolutamente segura e incluso se podría decir, necesaria. Pero para que tengas una idea: una yema de huevo contiene 24 mcg de yodo. Incluir pescados y mariscos 2-3 veces por semana en tu dieta cubría completamente tu necesidad de yodo.

¿Cómo saber si tienes hipotiroidismo o la enfermedad de Hashimoto?

*Por el contrario, no se recomienda el uso de suplementos de yodo y algas marinas si tu hipotiroidismo se debe a la enfermedad autoinmune.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *